Neymar, la guinda que quiere poner el Real Madrid al proyecto de Zidane

El pasado jueves cerró el mercado de la Premier League inglesa, por lo que estos clubes ya no podrán contratar nuevos futbolistas hasta la siguiente ventana del mercado de fichajes. Finalmente, Paul Pogba, que había sonado todo el verano para el Real Madrid, seguirá, salvo sorpresa de una última hora, una temporada más en el Manchester United.

Uno de los que sí ha emigrado de Inglaterra al Real Madrid ha sido Eden Hazard, que ya ha empezado a dejar destellos de su calidad y comienza a entenderse con Karim Benzema. Tras una temporada en blanco, las promociones de fútbol le dan como favorito a conquistar al menos un título esta temporada y Zidane no ha tardado en mostrarse muy ambicioso de cara al título de liga, competición que últimamente domina el FC Barcelona.

Un último fichaje para poner la guinda al pastel

El técnico francés le había pedido a Florentino Pérez a su compatriota Paul Pogba para completar el centro del campo, pero el club inglés se ha mostrado desde el principio sin ánimo de negociar, lo que finalmente ha hecho imposible su contratación. 

Superado el disgusto, Zinedine Zidane quiere que el presidente cumpla con su promesa de traer a otro “galáctico” que eleve todavía más la calidad de la plantilla, sobre todo tras la desafortunada lesión de Marco Asensio. Un extremo parece la mejor posición para reforzarse.

Parecía improbable, pero en las últimas horas está cogiendo mucha fuerza el nombre de Neymar para poner la guinda al pastel del Real Madrid. El jugador siempre ha querido jugar en los grandes clubes europeos, aunque sus guiños este verano han ido siempre dirigidos al FC Barcelona. El caso es que el Paris Saint Germain se niega a traspasar al brasileño al equipo catalán, con el que no guarda buenas relaciones, y sí vería con buenos ojos negociar con el equipo madridista.

A la espera de Gareth Bale y James Rodríguez

En el apartado de salidas, el Real Madrid se encuentra atascado. El galés y el colombiano no entran en los planes de Zidane para esta temporada y el club les busca una salida que satisfaga a ambas partes. El problema es que Gareth Bale no está dispuesto a rebajar su ficha y China e Inglaterra, los países donde Bale tenían mejor cartel, ya han cerrado el mercado.

Por su parte, James quiere jugar en el Atlético de Madrid. Su intención es permanecer en la capital de España, donde su familia es feliz, y el conjunto de Diego Pablo Simeone le ofrece un proyecto ambicioso para luchar por ganar títulos. Aquí el problema lo tiene el Real Madrid porque Florentino Pérez no quiere reforzar a un rival directo y prefería que el colombiano hiciera las maletas a otra liga, pero, llegados a este punto, estaría dispuesto a realizar un esfuerzo con tal de traer a Neymar al Real Madrid.

La dirección deportiva madridista deberá buscar una salida a estos jugadores con una buena retribución económica para poder acometer el fichaje del brasileño, cuyo fichaje rondaría los 200 millones de euros, un precio que el Real Madrid estaría dispuesto a asumir.