Pelusa

El pasado 6 de septiembre los medios nacionales e internacionales se convulsionaron con una noticia a la que pocos daban crédito: Diego Armando Maradona se convertía en nuevo entrenador de Dorados, de la Liga de Ascenso.

Entre burlas y memes, “El Pelusa” llegó a Sinaloa para ponerse a trabajar de inmediato en búsqueda de un verdadero milagro: levantar a un equipo que simplemente no tenía rumbo y que tras siete jornadas marchaba en el decimotercer puesto de la tabla, muy lejos de la zona de Liguilla.

Tras siete Jornadas dirigidas, Diego Armando puede presumir de tener una efectividad apabullante, la mejor del fútbol mexicano, del 85 por ciento, producto de seis victorias y sólo una derrota, lo que lo ha llevado al equipo a subir del lugar 13 al séptimo.

Maradona no sólo es el técnico con mejores números en la Liga de Ascenso, también supera a los punteros de la Primera División. Partiendo desde su llegada, el Pelusa supera por mucho a Pedro Caixinha, estratega de líder Cruz Azul, que en los últimos siete juegos sumó sólo el 47 por ciento de los puntos en disputa.

También cuenta con mejores resultados que el Piojo Herrera (América), Chava Reyes (Santos) y David Patiño (Pumas).

Maradona pronto ha demostrado porqué es para muchos “el Dios del fútbol”. El timonel argentino ha inyectado un nuevo ánimo y sus conocimientos al Gran Pez para resucitarlo y convertirlo en el rival a vencer en la llamada “Liga de Plata”. Tras sumar 18 de 21 puntos disponibles, luego de vencer a Venados por 0-1 el pasado viernes 2 de noviembre, Dorados de Sinaloa y Maradona han dado un giro a su destino en sólo dos meses, cambiando las caras largas por sonrisas y las críticas por reconocimiento. Además, ya tienen amarrado su lugar en la Liguilla, en la luchan por el ansiado medio boleto para el ascenso.