Quiere fiesta en el volcán

Para el presidente de los Tigres de la UANL, Alejandro Rodríguez, las ediciones 114 y 115 del clásico regiomontano ante los Rayados de Monterrey, que será en el marco de la final del Torneo Apertura 2017, no son un sinónimo de guerra, sino un encuentro de futbol.

“Alguien va a ganar y alguien va a perder, hay que llevar la fiesta en paz y ver que esto es una gran fiesta, así vivirla y tomarla, todos somos corresponsables de que no haya ningún altercado”, dijo.

Destacó que es lógico que alguien perderá, y debe de existir respeto entre ambas aficiones para que se viva un ambiente de paz en la final del futtbol mexicano.

“Ojalá que la carrilla sea respetuosa, divertida, pero que no haya insultos que lleguen a una agresión, eso es lo importante para demostrar que sí se puede”, añadió.

Hizo hincapié de que hay muchas universidades en el área metropolitana, exhorto a los aficionados que a donde vayan con la camiseta del equipo de sus amores, recuerden que no es una guerra, sino un solo juego.