Super Bowl LIV, ¿el mayor negocio del planeta para la televisión?

Los princípiales operadores televisivos ponen sus ojos en aquellos eventos que traen consigo un mayor nivel de potenciales espectadores. El ámbito deportivo es aquel sector que más influencia tiene sobre millones de personas, destacando un evento por encima del resto a nivel planetario: la Super Bowl.

El 2 de febrero tendrá lugar en el Hard Rock Stadium de Miami el enfrentamiento entre los Chiefs de Kansas City y los 49ers de San Francisco, conformando una final inédita en la que los del Estado de Misuri parten como favoritos, según Betway la casa de apuestas de fútbol americano. Sea quien sea el equipo que se lleva el trofeo, dejará una etapa al lado de décadas sin conseguir un hito de este calibre. Cuarto de siglo en el caso de los californianos y cincuenta años en el caso de los Chiefs.

Pero la Super Bowl es mucho más que un espectáculo deportivo exclusivamente. Las cifras de negocio que se generan en torno a este evento no dejan de subir año tras año, llegando en este 2020 a cotas insospechadas. Poniendo el foco en la retrasmisión televisiva, la cadena FOX colgó el cartel de todo vendido allá por el mes de noviembre, desembolsando todos los anunciantes interesados cifras mareantes, llegando hasta 5,6 millones de dólares por medio minuto de cuota de pantalla, dejando a años luz las cifras pagadas en otros eventos deportivos importantes tanto a nivel de Estados Unidos como fuera de las fronteras americanas.

Tomando datos de ediciones anteriores, todos los productos están representados en mayor o menor medida en los anuncios de la Super Bowl. Si bien es cierto, que el automovilístico, el tecnológico o el de productos de comida son los que llevan la voz cantante, siendo en parte lógico puesto que los espectadores de la final de la NFL son el público perfecto para catalogarlos como potenciales clientes en su gran mayoría.

El coste de estos anuncios no se sabe hasta donde podrá llegar en los próximos años. Observando el gráfico de las pasadas quince ediciones, pone a las claras un aumento exponencial en el precio por este servicio de marketing que no tiene miras de quedarse en esos 5,6 millones de dólares, sino más bien seguir creciendo. A tenor de todos estos datos y de este análisis nítido, la pregunta sigue en el aire, ¿es la Super Bowl el negocio deportivo más fructífero para todos los sponsors?

1 / 3