8 a tener en cuenta

1. Repentino aumento de peso:

Esta enfermedad influye de forma directa en las funciones metabólicas, ralentizando los procesos que se encargan de quemar la grasa.

2. Constante sensación de cansancio:

La sensación de cansancio físico y mental, o fatiga crónica, es común entre los pacientes que empiezan a tener problemas con su tiroides.

3. Colesterol alto:

Los niveles altos de colesterol malo pueden ocurrir por el consumo de alimentos ricos en grasa. Cuando se produce sin ninguna razón aparente, puede ser que se esté desarrollando el padecimiento hipotiroidismo.

4. Cambios de humor repentinos:

Cuando las glándulas tiroideas dejan de segregar la cantidad necesaria de hormonas, suelen aparecer cambios de humor bruscos y repentinos.

5. Problemas de memoria en la persona:

Los desequilibrios hormonales que se producen con esta condición suelen influir en el debilitamiento del cerebro y la pérdida de la memoria.

6. Piel seca:

La disminución de hormonas que se produce con el hipotiroidismo acarrea reacciones negativas en la piel, que afectan su producción natural de aceites.

7. Estreñimiento:

Aunque es un síntoma habitual en muchos problemas digestivos, su desarrollo también puede darse por una reducción de hormonas tiroideas.

8. Dolores musculares:

Cuando las hormonas que regulan el metabolismo disminuyen, los músculos y articulaciones se debilitan.