Acrofobia

La acrofobia es una de las fobias más comunes: miedo extremo a las alturas. Ésta puede inducir síntomas como:

Sentimientos de pánico

Ataques de pánico

Náuseas

Mareos

Esta fobia no se debe confundir con la agorafobia, el miedo al aire libre o espacios abiertos, lo que contribuye a muchas personas que sienten que no pueden salir de sus casas.

Ambas son enfermedades graves. Sin embargo, la acrofobia es más común y presenta rasgos innatos, es decir, ciertas personas son propensas a sentir más miedo.

Es importante no confundir acrofobia con vértigo, la sensación de que las cosas a nuestro alrededor se mueven o distorsionan, causando mareo, desorientación, náuseas o desvanecimiento. Engañosamente, puede parecer similar a la acrofobia, pero acrofobia y vértigo no pueden coexistir.

Síntomas

Una persona con acrofobia nunca puede experimentar vértigo. En su lugar, solamente siente una sensación de pánico a la altura. Instintivamente buscarán algo a qué aferrarse, y podrían perder el sentido del equilibrio.

Las reacciones más comunes incluyen descender el centro de gravedad del cuerpo (agacharse, ponerse de cuclillas, de rodillas o arrastrarse por el suelo).

La respuesta a la acrofobia es similar a la respuesta a cualquier otra fobia. El afectado puede empezar a sentir:

Temblor

Sudor

Latidos fuertes e irregulares

Llantos o gritos

Parálisis por miedo

En algunos casos el afectado siente desorientación, y puede llegar a ser difícil pensar.

Si usted está afectado o afectada por acrofobia, es probable que tema situaciones que le hagan pasar tiempo en lugares altos.

Para algunos afectados, la acrofobia solamente se manifiesta en lugares muy elevados, como un acantilado frente a un precipicio o un edificio de altura considerable. Para otras personas con una acrofobia más aguda, subir una escalera o escalera de mano es suficiente para sentir angustia y, en algunos casos, pánico.

El miedo a estas actividades puede reducir drásticamente las actividades cotidianas, sobretodo cuando la fobia es muy pronunciada. Una persona con acrofóbica puede no querer salir de casa por temor a ser enfrentada con alturas que inducen pánico.