Agresivas

El estómago es un órgano esencial en la digestión de los alimentos y las bebidas que sean ingeridas. En él son absorbidos y en el intestino se metabolizan. Esto va a depender, en gran medida, del tipo de comida y de la manera de consumirlas. Se pueden comer y tomar las bebidas más agresivas para el estómago de forma desproporcionada, bien sea por malos hábitos o por desconocimiento.

El alcohol es considerado la bebida más agresiva para el estómago y otros órganos vitales. Por su alto nivel de toxicidad, debe consumirse en pocas cantidades y esporádicamente. Esto trae consecuencias no solo a nivel gástrico; el hígado, intestino, corazón y otros órganos son afectados por esta sustancia. Los efectos nocivos del alcohol se producen rápidamente después de su ingesta.

Hay que recordar que, por la composición del alcohol, este no se considera nutritivo y, además, favorece a la acumulación calórica.

Sin embargo el alcohol no es la única bebida que te hace daño, así que si quieres saber cuáles son las demás, sigue leyendo el siguiente apartado.