Analgésicos primarios

Su objetivo principal es aliviar el dolor y son útiles para dolores muy distintos. Se distinguen tres grandes grupos.

Analgésicos-antitérmicos puros

Los medicamentos analgésicos tienen también otras funciones. La gran mayoría son también antitérmicos (combaten la fiebre) y antiinflamatorios. El grupo que ahora nos ocupa es la excepción. Un ejemplo de analgésico-antitérmico puro es el paracetamol.

No combate la inflamación pero sí la fiebre y el dolor.

Analgésicos-antiinflamatorios (AINE)

Los AINES le deben su función al bloqueo que realizan sobre la enzima ciclooxigenasa (COX). Impiden que la COX sintetice algunas sustancias relacionadas con el proceso inflamatorio, consiguiendo así frenar el mismo. Ejemplos de AINES son el ácido acetilsalicílico (aspirina) o el ibuprofeno.

Opioides

Los medicamentos analgésicos opioides activan los receptores opioides. De manera general, cuando un receptor opioide se activa, dificulta la transmisión nerviosa. Así, un receptor opioide activado disminuye la transmisión nerviosa del dolor. Existen diferenes tipos de opioides en función de su eficiencia y otras características

Existen analgésicos secundarios, cuyo objetivo es aliviar otras afecciones. Sin embargo, pueden aliviar algún tipo de dolor específico.