Anemia

La anemia es consecuencia de la ausencia o disminución de glóbulos rojos. EPuede aparecer tras una dieta agresiva en la que no incluyamos los nutrientes adecuados.

Uno de los síntomas más característicos del padecimiento de anemia es el cansancio y cierta palidez en nuestra piel. La anemia es consecuencia de la disminución de nuestro número total de glóbulos rojos, o de la hemoglobina que se encuentra dentro de ellos.

Algunas de las causas de sufrir esta situación son menstruaciones abundantes, embarazo o enfermedades sangrantes del aparato digestivo; es decir, situaciones en las que existen pérdidas de sangre importantes.

Para mitigar esta dolencia, podemos incluir en nuestra dieta los siguientes alimentos:

–Los frutos secos,ya que contienen gran cantidad de hierro (en especial los pistachos y piñones). Con un puñado al día bastaría.

–Los higostambién poseen gran cantidad de hierro y ayudan a que los glóbulos rojos recuperen su hemoglobina.

Espinacas Esta espectacular verdura de hoja verde se caracteriza por su alto contenido en hierro, fibra, vitamina A, B9, C y E, beta-caroteno, y una fuente significativa de calcio. Todas estas propiedades la convierten en una de las mejores aliadas para combatir la anemia, por lo que se recomienda consumir media taza de espinacas por día, para obtener aproximadamente el 20% de los nutrientes de hierro. Asimismo, se recomiendan otros vegetales de hojas verdes como brócoli, col rizada, lechuga y berros.

AvenaDos cucharadas de avena pueden llegar a aportar hasta 4,5 mg de contenido de hierro en el organismo. Para este caso en especial se recomienda adquirir harina de avena fortificada, ya que ésta tiene un plus extra de vitaminas del grupo B.

Maní también puede ayudar a cumplir con las necesidades diarias de hierro, por lo que se recomienda comer un puñado por día. También se recomienda la mantequilla de maní, que tendrá beneficios similares al del maní. Así mismo, otros frutos secos también aportan hierro, como por ejemplo, las ciruelas pasas, uvas pasas, albaricoques secos, melocotones secos, almendras, higos y dátiles.

A parte de estos consejos, es muy importante localizar el origen de la anemia. Curiosamente en nuestros días, una de las causas más frecuentes de padecer anemia son las dietas agresivas. Desequilibrar las necesidades nutritivas de nuestro cuerpo es un grave error que jamás debemos cometer.