Café

Con la llegada de la temporada calurosa y la popularización de cafeterías —a su vez, de bebidas especiales con café— es normal que más niños deseen consumir estos productos, sin embargo, como padres tenemos la responsabilidad de saber qué tanto pueden afectar la salud de nuestros pequeños. Algunas consecuencias de darles bebidas con café o a base de café son:

Caries

El café es ácido, por lo que su consumo constante puede debilitar los dientes del niño, a su vez, ir disminuyendo el esmalte dental y promover el aumento de las caries.

Los niños son más propensos a las caries, ya que para que el nuevo esmalte (de los dientes que serán los permanentes) se endurezca, toma años.

Posible deshidratación

El café es un diurético, por lo que aumenta la producción de orina. Aunque no está claro si la cantidad de cafeína presente en esas bebidas sea suficiente como para provocar una deshidratación, tampoco se descarta la idea del aumento de orina al tomar estás bebidas.

Cuando los niños necesitan reponer agua que pierden a través del sudor, se debe evitar el consumo de bebidas con cafeína, ya que éstas solo contienen, azúcar, café y leche, ingredientes que no sacian la sed. Además el aumento de la orina produce la pérdida de calcio en el cuerpo, que a su vez puede conducir a la pérdida de masa ósea.

Disminución del apetito

Las bebidas con cafeína suelen contener calorías que no proporcionan ningún nutriente, sin embargo, son capaces de llenar a los niños. Debido a la falta de vitaminas y minerales, los pequeños están más expuestos a sufrir deficiencias nutricionales para su edad.

Los niños en crecimiento, necesitan una dieta balanceada que incluya proteínas, cereales integrales, frutas y verduras; y eliminar los productos que sólo tengan calorías vacías que puedan afectar su peso y alimentación adecuada.

Hiperactividad

Además del estado de alerta que puede despertar el café en los niños, también puede aumentar la hiperactividad, inquietud e incapacidad para concentrarse, debido a que la cafeína es un estimulante que aumenta la energía.

Darle un estímulo extra solo provocará que tengan problemas, pues no serán capaces de permanecer sentados durante la enseñanza en la escuela y en casa podrán sentirse encerrados y agobiados, lo que a su vez podría impulsarlos a buscar formas negativas de salir de esa situación.

Insomnio

Los niños de cinco a 12 años necesitan al menos 11 horas de sueño por día, sin embargo, al tomar bebidas con café, es muy posible que éstas contribuyan a la pérdida del sueño, como consecuencia su siclo de sueño se ve afectado.

La cafeína puede durar en el cuerpo hasta por ocho horas, por lo que una bebida con café es más que suficiente para alargar las horas de energía y llegada del sueño.

Antes de dejarte llevar por la mercadotecnia, piensa en todos los efectos negativos que podría generar las bebidas con café en la salud de tu pequeño.

Si quieres ver más artículos como éste visita la página www.cmujer.com.mx