Causas de que se debiliten

1. Retiras los esmaltes de forma inapropiada:

La aplicación de esmaltes sobre las uñas es una forma de embellecerlas con diferentes diseños y colores. Sin embargo, muchas acostumbran a retirar el esmalte con los dientes o descascarillándolo cuando comienza a caerse. Esta práctica, que puede parecer inofensiva, altera la capa superficial que protege su estructura interna y, producto de esto, se produce el quiebre.

2. Morderlas:

Aunque para algunas personas es un método para canalizar la ansiedad y el estrés, su práctica produce deformaciones en la estructura de las uñas y graves infecciones.

3. No usas guantes para protegerte:

Aunque sueles pasarlo por alto, la manipulación de productos químicos de limpieza es perjudicial para la salud de tus uñas. Muchos de sus componentes afectan su esmalte natural y producen alteraciones en las cutículas que las protegen.

4. Usas las uñas como herramienta:

Aunque están en tus manos y te pueden facilitar algunas tareas, las uñas no deben ser una herramienta de trabajo. Al esforzarlas para despegar etiquetas, abrir recipientes u otras tareas, su estructura se debilita y aumentan las probabilidades de sufrir quiebres.

5. No las hidratas:

¿Tus uñas lucen opacas y secas? ¡Cuidado! La deshidratación también puede volverlas quebradizas en poco tiempo. Como ocurre con la piel, las uñas deben hidratarse de forma constante para crecer de forma saludable y reducir las agresiones que sufren en el ambiente.

6. Le restas atención a las cutículas:

Las cutículas son una parte esencial para la salud de las uñas, dado que permite protegerlas contra agentes externos. Pese a esto, algunos le restan atención cuando le brindan tratamientos a las uñas o, en casos graves, las retiran con cortaúñas y pinzas.

7. Abusas de las uñas de gel:

El uso excesivo de postizos de gel puede acarrear consecuencias negativas sobre la estructura de las uñas. Si bien ayudan a lograr una manicura sofisticada y duradera, durante su eliminación se pierden nutrientes importantes.