Consejos que te ayudarán

—Aceptar el divorcio:

Una de las cosas más difíciles de enfrentarse al divorcio es dejar atrás todos los sueños y esperanzas familiares. Pero aunque aceptarlo es doloroso y trae consigo temores, es necesario para poder dar un paso más allá.

Es frecuente que muchos nieguen esta realidad para mantener la ilusión o sentir, de algún modo, protección. No obstante, aceptarlo y asumirlo con dignidad es la única manera de mirar al futuro con optimismo, tomando decisiones acertadas.

—Buscar apoyo:

Contar con el apoyo de amigos y parientes cercanos puede ayudar a disminuir las preocupaciones que surgen debido al divorcio. Aunque es claro que nadie podrá solucionar los problemas que vienen, sí evitan esa sensación de soledad.

—Hay que crecer:

Enfrentarse al divorcio no tiene por qué ser un motivo para retroceder como personas o mantener tristes. Si bien se requiere tiempo para superar el duelo, puede ser la motivación para crecer, perseguir nuevos objetivos y disfrutar otras actividades.

—Hay que evitar buscar culpables:

Las relaciones sentimentales son de dos, es inútil tratar de lanzarle toda la culpa a una sola persona. Esto solo “alimenta” resentimientos e impide tomar otro camino con tranquilidad.

—Participa en actividades placenteras:

Permanecer en un estado depresivo puede ser una cuestión de decisión. A pesar que es inevitable tener bajones emocionales por el divorcio, hay formas de buscar la felicidad y el bienestar. Todo es cuestión de ponerle voluntad y actitud.

—Apoyar a los niños:

A la hora de enfrentarse al divorcio es primordial brindar apoyo a los niños, sobre todo si aún no están en edad de entender lo que está pasando. Los pequeños pueden atravesar depresión y estrés por la separación, ya que a veces se sienten culpables.

—Buscar ayuda:

Hay situaciones en las que resulta más complejo enfrentarse al divorcio, como en los casos en que hay disputas legales o niños de por medio. Para esto, lo mejor será buscar el apoyo de un psicólogo, quien puede ayudar a recuperar el equilibrio.