Cuatro reglas del Tao

El término “Tao” esconde un significado simbólico muy interesante. Hace referencia a un camino, al sendero de la naturaleza o de los cielos.

Sus cuatro reglas son:

1. La felicidad está hecha a la medida de cada quien, nunca es la misma para todos:

Cada persona debe hallar su propio sentido de la vida y, en él, aquello que le confiere una felicidad auténtica. Así, es muy posible que a lo que a ti te satisface y te permite sentirte realizado, para otra persona sea poco más que un sinsentido.

2. El universo se rinde a una mente en calma:

La calma está en tu mente. Por tanto, si eres capaz de entrenarla y de relajarla, el propio universo estará sintonizado con ese mismo equilibrio. Algo así puedes lograrlo a través de la meditación. Vale la pena intentarlo.

3. Practica las virtudes de la “perfección”:

Practica la sinceridad, preocúpate todos los días por ser sincero contigo mismo y con aquellos que te rodean.

Ser gentil no cuesta nada, pero si te trae muchos beneficios.

La tercera es el apoyo. Ofrece tu apoyo a los demás para fortalecer el bienestar colectivo.

4. Vacía tu mente de intereses:

A veces, las personas están tan focalizadas en una idea o una meta, que se les escapan otras oportunidades que no ven como, ante ellos, se abren otras puertas, quizá más interesantes y acordes a lo que requieren.