Cuidados recomendados

1. Hacer un examen visual completo: Una de las principales medidas para proteger la salud de los ojos es solicitar un examen visual completo con dilatación de las pupilas. A veces las personas están seguras de tener una buena salud visual, ignorando pequeños síntomas que alertan las etapas iniciales de una enfermedad. La única manera de lograr el diagnóstico oportuno de alguna anormalidad es con este tipo de pruebas. Por lo tanto, aunque pareciese que todo está en buen estado, lo ideal es solicitar chequeos regulares, como mínimo, una vez al año.

2. Lavar las manos constantemente: Algo tan sencillo y básico como lavar las manos varias veces puede ayudar a proteger los ojos contra enfermedades. Cabe señalar que las manos están en contacto con muchas superficies llenas de bacterias; por ende, pueden ser la vía para infecciones y molestias visuales.

3. Seguir una dieta saludable: La nutrición y la higiene de los ojos van de la mano. Una alimentación balanceada que contenga vitamina A y antioxidantes puede minimizar el deterioro de las membranas.

4. Mantener un peso saludable: Aunque a simple vista parece que no se relacionan, los problemas de sobrepeso y obesidad aumentan el riesgo de deterioro ocular.

5. Evitar el cigarro: Las toxinas que contiene el cigarro, a mediano y largo plazo son las responsables del daño al nervio óptico.