¿De qué manera te afecta?

Según un artículo de investigación publicado en 2010, aquellos que tienen buenas relaciones sociales pueden vivir hasta un 50 % más (y mejor) que los solitarios.

Esto se debe a que llevar una vida retraída y sin compartir experiencias y opiniones es un factor de riesgo tan grave como fumar 15 cigarrillos al día o ser alcohólico.

Sin importar la edad o el nivel de salud, se llegó a la conclusión de que los participantes que tenían vínculos sociales fuertes mostraban una tasa superior de supervivencia.

Tener gente con la cual se pueda contar en momentos estresantes o angustiantes quizás pueda parecerte algo “normal”; sin embargo, para muchos no es tan frecuente.

Un amigo te puede recomendar visitar al médico si te ve mal, te puede alentar para que comas mejor si has aumentado mucho de peso o puede instar para hacer ejercicio juntos.

Incluso puedes hacer “sacrificios” por esa persona si así lo necesita: ir a un restaurante de comida saludable, acompañarle al gimnasio, no fumar delante de ella, etc.

Las relaciones sociales son muy importantes para la salud física y, por supuesto, mental.

Los amigos son más eficaces que cualquier tratamiento, cualquier terapia o incluso cualquier medicina.

¿Cómo tener amigos?

1. Anímate a superar tus inseguridades.

2. No te apresures a juzgar a los demás.

3. Habla más.