Demuestran

Cuanta más dopamina libera el cerebro mientras escucha una canción, más se disfruta y se quiere volver a escuchar, según concluyó una investigación para demostrar la relación causal entre el nivel de dopamina y el placer.

Para el estudio publicado en la revista “Proceedings of the National Academy of Sciences”, los científicos manipularon con fármacos el nivel de la levodopa, un precursor de la dopamina que aumenta su producción y constataron que aumentaba el entusiasmo en las personas para la investigación.

En cambio, cuando les administraron risperidona, el precursor que disminuye la dopamina, los participantes tenían menos escalofríos de placer provocados por la música. Además, la intensidad emocional que experimentaban los participantes, medida con el estudio de su actividad electrodérmica, era más alta con la levodopa y menor con la risperidona, así como su disposición a gastar dinero.

Para la investigación, los participantes escuchaban sus canciones favoritas mientras se evaluaba la intensidad de sus experiencias y se les cuestionaba cuánto estaban dispuestos a pagar por cada canción.

Laura Ferreri, experta del Instituto de Investigación Biomédica y líder del estudio destacó que “los resultados desafían estudios previos que se han hecho con animales”, en los que “la manipulación en los niveles de dopamina mostraba su papel en la motivación y el aprendizaje, pero no su relación con el placer”, detalló.

“Estos resultados indican que la transmisión dopaminérgica en humanos puede tener papeles diferentes de los que se habían propuesto en procesamientos afectivos, en concreto, respecto a las actividades cognitivas abstractas, como puede ser escuchar música”, abundó Laura Ferreri.

Los resultados abren una nueva visión de la neurobiología y la neuroquímica de las respuestas de recompensa asociadas a la música, y contribuyen al debate sobre la comprensión del cerebro humano.