Descubre

¿Son los gatos afectuosos? Para mucha gente, la respuesta a esta pregunta es el clásico estereotipo según el cual el félido doméstico es oportunista y no se vincula emocionalmente con su dueño. Sin embargo, los dueños de gatos pueden dar testimonio de una realidad muy diferente. La Dra Maria Grazia Calore, médico veterinaria y experta en conducta de mascotas aclara algunos puntos.

Relación gato-humano: las señales de afecto

La relación entre el gato y el humano es muy similar a una amistad en la que los dos protagonistas son aliados.

El gato expresará su vínculo con el humano, tal y como lo haría con otro gato.

Estas son señales que pueden darte una idea más clara de lo que quiere expresar:

— ¡Acércate! Si tu gato trata de dormir cerca de ti, acurrucarse en tu regazo, o te sigue cada vez que te levantas, está expresando su alegría por compartir contigo. De hecho, el felino no tiene ninguna necesidad etológica de mantener una relación duradera con otros individuos. Es una elección libre.

— ¿Te ayudo a acicalarte? Cuando el gato te lame, sobre todo el pelo o la cara, como hace con otro gato, esto también representa una señal de amistad felina.

— ¡Hagan algo juntos! ¿A veces tu gato se sienta frente a la pantalla del ordenador, sobre libros o revistas que estás leyendo, o deja caer objetos desde la mesa? Pues es muy probable que esto signifique que quiera que hagan algo juntos.

— El ronroneo y “amasar el pan” son gestos muy intensos de verdadero cariño felino. La alegría de estar junto a ti se expresa a través de comportamientos típicos de un cachorro con su madre: ¡qué no te sorprenda si tu gato se comporta de esta manera!

— Te quiero tanto que… ¡te muerdo! Un gato puede pasar del ronroneo a los mordiscos de forma totalmente inesperada, es como si un amigo te diera un abrazo más largo y fuerte de lo habitual. Por supuesto, hay que prestar atención a otros signos de queja que el gato pudiera emitir (intentos de alejarse, estar tieso, dilatar las pupilas): ¡en esos casos no se trata de una señal de amistad!

— ¡Tengo un regalo para tí! Cuando un gato te acerca un juguete o una presa suya, significa que está cuidando de ti y está tratando de enseñarte a cazar, porque te considera poco hábil en esta actividad que es realmente importante para él.