Dolor de estómago

El bienestar de los más pequeños es una misión que todo padre trata de cumplir en su día a día. En la atención a breves detalles estará la mejor prevención posible ya que de esta forma se identificarán posibles problemas de salud más serios de lo que en un principio podrían parecer. Un ejemplo es el dolor de estómago que a menudo se relaciona con ansiedad o gases, pero que puede suponer una afección más grave.

De hecho, desde la Universidad de Harvard se sugieren varios síntomas que nunca deberían pasar por alto para los padres de niños que se quejan de su dolor de estómago.

De esta forma se podrán detectar problemas graves antes de que vayan a peor. Ver algunas de estas señales requerirá de atención médica y de una valoración sobre la pertenencia de un tratamiento u otro.

Síntomas a los que debes prestar atención:

1. El dolor es severo. Se entiende por dolor severo aquel que es extremadamente incómodo. La presencia de este síntoma justifica un viaje al médico aunque desaparezca.

2. Sangre en las heces. Si además de la presencia de sangre en las deposiciones, se registra un dolor de estómago es posible estar ante una infección grave, enfermedad inflamatoria del intestino u otro problema intestinal.

3. El niño vomita sangre. Al igual que con la sangre en las heces, esto no siempre es un signo de algo serio. Tras muchos vómitos, es posible que aparezca un sangrado consecuencia de una irritación. Pero la presencia de un dolor de estómago puede ser signo de algo más grave

4. Hay vómito verde. El vómito verde puede ser un signo de un bloqueo en el intestino. La presencia de este color nunca debe ignorarse.

5. El niño tiene urticaria, se ve pálido, se queja de mareo o tiene hinchazón en la cara. Todos estos síntomas pueden significar una crisis alérgica, no hay que pensarlo dos veces, hay que solicitar ayuda médica de urgencia.

6. El dolor de estómago está en el lado inferior derecho del vientre. Al principio, el dolor de estómago de la apendicitis generalmente se encuentra alrededor del ombligo, pero luego se transforma en lo que los médicos llaman “el cuadrante inferior derecho”.

7. El niño tiene fiebre y tos fuerte. La neumonía a veces puede causar dolor de estómago. Muchos virus pueden causar estas molestias junto con tos, pero si esta es especialmente mala hay que preocuparse.

8. El niño dice que le duele al orinar. A veces, un dolor de estómago puede ser un signo de una infección del tracto urinario.

9. El niño tiene fiebre alta y se duerme con facilidad, pérdida de concentración. Los dolores de estómago pueden ser señales de infecciones graves, algo que junto al sueño puede ser un signo no solo de infección, sino de presión arterial baja o pérdida de sangre.

10. El niño está perdiendo peso. No es raro que un niño pierda un poco de peso por vómitos o diarrea. Lo normal es que lo recupere una vez que mejoren. Pero si un niño con dolores de estómago rebaja considerablemente su talla de manera constante, el médico debe examinarlo detenidamente.