El poder de la musicoterapia

Escuchar música es abrirnos la puerta a nosotros mismos, porque la escucha atenta provoca instantáneamente una reacción psico-fisiológica de vigilancia y de presencia.

El secreto: con la música; cuanto más atenta es la escucha, mayor es la intensidad de nuestras emociones y nuestra consciencia respecto a ellas.

¡Esto es asombroso! porque cuando conocemos nuestras emociones, tenemos el poder de transformarlas. Y cuando manejamos este magnífico poder, al fin tenemos nuestra vida en nuestras propias manos.

Se han realizado varios estudios sobre el poder de la musicoterapia, una terapia alternativa que a base de sesiones musicales y a través de tocar instrumentos se enfoca en el desarrollo del paciente.

Tanto niños como adultos pueden beneficiarse de ella, pues sus propiedades actúan de forma global sobre la salud del individuo, repercutiendo favorablemente sobre su salud cerebral.

Los beneficios de la terapia de música actúan estimulando el desarrollo de actividades cerebrales, e incluso en varias ocasiones se ha de-mostrado que el aprender a tocar instrumentos o disfrutar de la música nos permite pensar con mejor claridad.

Enseñar a nuestros hijos a tocar instrumentos musicales es ir aprovechando la musicoterapia desde la niñez.