¿En qué consisten los transtornos?

—Intoxicación;

La cafeína puede llegar a producir un cuadro de intoxicación cuando se consumen dosis superiores a 250 mg. La intoxicación por cafeína se conoce como cafeinismo y se produce una activación del sistema dopaminérgico.

La sintomatología que produce es: hipertensión o hipotensión en algunos casos, taquicardia, sudoración, náuseas y vómitos, alteraciones metabólicas y alteraciones neurológicas. A parte de estos síntomas, también puede cursar con: nerviosismo, contracciones musculares, entre otros.

—Ansiedad:

Este trastorno puede ser de ansiedad generalizada, crisis de angustia o síntomas fóbicos. La ansiedad inducida por la cafeína es causada por el efecto de la misma en los neurotransmisores del cerebro. Ante esto se producen síntomas como: cara roja, inquietud, nerviosismo y temblores, espasmos musculares, dolor de cabeza e insomnio.

—Dependencia:

Hay personas que, sin cafeína, experimentan auténticos síndromes de abstinencia y no son capaces de reducir el consumo excesivo llegando a ser dependientes. Dentro de los trastornos inducidos por cafeína, la abstinencia es uno de los más frecuentes. Se desarrolla después del cese o reducción del consumo de esta sustancia en una persona que venía consumiéndola mucho tiempo. Cursa con náuseas, vómitos, ansiedad, tristeza, somnolencia y cansancio.