¿En qué te benefician las pausas activas?

Aunque pueda parecer una tontería, las pausas activas en el trabajo tienen muchos beneficios. Entre ellos se encuentran los siguientes:

—Previenen las lesiones osteomusculares.

—Ayudan a eliminar la tensión acumulada.

—Previenen la fatiga y el cansancio.

—Ayudan a evitar calambres y dolores.

Las personas que trabajan durante mucho tiempo sentadas y no se permiten realizar unas pausas activas, son conscientes de que, cuando se levantan, notan las piernas raras.

Han estado tanto tiempo quietas que ahora hormiguean o incluso sienten gran alivio de cambiar de posición.

Por eso es importante que, además de levantarte, realices algunos de los ejercicios anteriormente mencionados.

No solo serán beneficiosos para tu cuerpo, sino también para ti. Volverás al trabajo más preparado, descansado y activo. Esto ayudará muchísimo a tu productividad.

¿Aprovechas las pausas de tu trabajo para hacer algún ejercicio? Si trabajas sentado, lo ideal es que realices la mayoría de los ejercicios anteriores de pie.

En cambio, si trabajas de pie, puedes hacerlos sentado. Lo ideal es que se adapten a ti, sin que por ello evites hacer pausas activas.