Evita estos alimentos

1. Bollería industrial:

Los productos de bollería industrial tienen muchos carbohidratos, grasas saturadas y azúcares que pueden caer muy pesados en el estómago. Esto, sumado a su aporte de calorías vacías, son razones suficientes para evitarlos en el desayuno.

—Opta por bizcochos y productos de panadería elaborados en casa. Permiten emplear ingredientes orgánicos, libres de añadidos artificiales y con más fibra, vitaminas y minerales.

2. Carnes embutidas:

Aunque lucen frescas y apetitosas, ideales para un desayuno rápido, su alto contenido de sodio y grasas saturadas puede, con el tiempo, influir en problemas de sobrepeso, colesterol y presión alta.

—Opta por carnes magras o huevos como fuentes de proteínas.

3. Cereales con azúcar:

Estos hacen parte del grupo de alimentos con “calorías vacías” que, como ya explicamos, carecen de nutrientes esenciales. Adicional a esto, su alto contenido de azúcar y colorantes artificiales puede conducir al desarrollo de trastornos metabólicos.

—Consume avena o cereal integral como alternativa de los cereales de caja.

4. Zumos envasados:

Aunque parecen una opción refrescante y deliciosa para desayunar, este tipo de refrescos, inclusive los que dicen ser “enriquecidos con vitaminas”, están llenos de azúcar y sustancias artificiales que no son buenas para el organismo.

—Prepara licuados naturales, empleando frutas y vegetales frescos.

5. Yogur con sabores artificiales:

Producen más flemas, están cargados de azúcar y componentes artificiales, y pueden producir inflamación abdominal.

—Ingiere yogur natural, rico en probióticos y libre de colorantes. Se puede preparar en casa, o comprar en el súper.

6. Mermelada artificial envasada:

Pese a ser alimentos hechos con frutas, sus altos contenidos de azúcar y añadidos artificiales reducen su calidad.

—Prepara tu mermelada casera evitando componentes artificiales y aprovechando endulzantes sanos como la miel.

—Al momento de consumirlas, la porción debe ser moderada (máximo de dos cucharadas, pero preferiblemente solo una).

¿Sueles preparar tus desayunos con los alimentos mencionados?

Ahora que sabes por qué es un error, procura rediseñarlo con opciones más orgánicas y llenas de nutrientes.