Felicidad

Para tener una vida feliz es importante conocerse bien y tener amor propio pero… ¿qué más implica? La respuesta es muy sencilla: respeto hacia ti mismo. No obstante este no siempre es fácil de desarrollar hoy en día.

Existen muchas variables que pueden autosabotearte y es importante saber abrirse paso entre ellas para poder lograr aceptarse y respetarse.

Esto implica que no solo se trata de apreciar tus esfuerzos sino de saber discernir más allá de las dificultades qué es lo que realmente te beneficia y qué no. El respeto incluye saber cuidar y aprovechar el potencial.

Muchas personas se pierden en este camino. Se trata de algo muy común y, para nada, condenable. De hecho, a través de las adversidades muchas personas han logrado reencontrarse a sí mismas y valorarse positivamente frente al espejo, sin caer en el autodesprecio.

¿Qué pasa si no te respetas ni te amas?

La vida consiste en aprender a vivir con uno mismo, amarse, tenerse estima y respetarse.

El hecho de sacrificar estos valores acaba por hacer el camino de la vida casi intolerable, aguantando y sosteniendo situaciones sin apreciarlas realmente.

Pues en la misma medida en la que se va perdiendo el amor y la consideración por uno mismo, las personas acaban por dejar a un lado sus necesidades y emociones para vivir el día a día con problemas, y sin gracia alguna.

Signos que demuestran falta de respeto y amor propio:

Síntomas de inferioridad:

—Dependencia emocional a otras personas.

—Inseguridad al momento de realizar cualquier actividad.

—Dificultad para negarse ante situaciones que le hieren.

—Desconfianza consigo mismo y las personas a su alrededor.

—Suele compararse a sí misma con personas que tienen mayores habilidades.