Haz ejercicio

Es momento de que te preguntes ¿qué haces cuando tienes un descanso en el trabajo? ¿vas por un café? ¿por fruta? ¿Por un refresco o dulces?

Y es que hoy encontrarás algunas ideas para hacer que tus pausas sean más activas en el trabajo. Es una manera diferente de aprovechar ese tiempo de descanso que tienes y que te vendrá muy bien.

Aunque tu trabajo no te permita dedicar un mayor tiempo a hacer ejercicios, si optas por las pausas activas, estas te proporcionarán determinados beneficios. Al fin y al cabo, estás ejercitando tu cuerpo.

Algunos consejos son:

1. Evita el síndrome del túnel carpiano:

Si te la pasas tecleando mucho tiempo, es probable que tus manos lo resientan, para que esto no ocurra: Estira tu brazo, pon la palma de la mano mirando al frente y con la otra mano estira los dedos hacia atrás. Esto relajará la muñeca y evitará este síndrome.

2. Masaje en el cuello:

El cuello puede sobrecargarse y doler, por eso es importante que le prestes atención: Flexiona la cabeza hacia adelante intentando tocar el pecho con el mentón. Después, levanta la cabeza y llévala hacia atrás. Gira suavemente la cabeza hacia el lado derecho y, después, hacia el izquierdo. Con la cabeza mirando hacia el frente, vas a ayudarte de una mano para intentar llevarla hasta uno de tus hombros. Harás lo mismo hacia el lado contrario.

3. Estira los brazos:

Ponte de pie y eleva los brazos, junta las manos y estírate hacia arriba. Después, inclínate hacia la izquierda y hacia la derecha, manteniendo la posición, como si estuvieras desperezando. Lleva tus brazos con las manos juntas hacia adelante, ahueca el abdomen y estira la espalda. Para terminar lleva los brazos estirados detrás de la espalda. Intenta llevar las manos lo más lejos posible para soltar.