La Ermita

La Ermita de Santa Isabel, ubicada en el barrio de San Sebastián en Mérida, es un lugar de telenovela, literalmente. Sus coloridas casonas coloniales lo mantienen como uno de los lugares más bonitos de la ciudad de Mérida. Su iglesia de color amarillo, sus calles de adoquín francés, su parque y su jardín botánico se cambinan para darle a sus visitantes una vista increíble de todo el lugar.

El parque fue remodelado hace algunos años y desde entonces ha resaltado aún más la belleza que caracteriza este lugar.

Historia

Este sitio llegó a ser conocido también como “Nuestra señora del buen viaje” debido a su ubicación a la vera del camino real que llevaba a Campeche y otras comunidades. Actualmente muchos viajeros llegan a dar gracias cuando visitan Mérida.

Fue nombrada Santa Isabel en homenaje a la madre de San Juan Bautista. Aunque no se conoce con precisión la fecha de su fundación, la inscripción sobre la puerta mayor marca 1748.

Su iglesia es pequeña, pero acogedora. En el costado derecho del edificio podrás encontrar el acceso a su jardín botánico.

¿Qué hacer en la Ermita?

Este lugar es ideal para visitar en la tarde, casi cuando está apunto de ocultarse el sol. Una vez que visites su capilla podrás caminar por las calles de alrededor, sobre todo la que está a espaldas de la iglesia. Si sigues el camino de adoquín francés podrás ver casas restauradas de la época colonial. La mayoría lucen sus fachadas remodeladas y coloridas, pero sin cambio estructural para la preservación de cada una.

Una vez hayas recorrido sus alrededores podrás enfocarte en el parque. Su kiosko y sus jardines que son el lugar ideal para disfrutar de un bocadillo. A dos cuadras de la iglesia de la Ermita podrás encontrar el parque de San Sebastián, en el cual, podrás encontrar cada noche antojitos típicos de la región: salbutes, panuchos, caldos de pavo y mucho más.