Leche de almendras

La leche de almendras se ha vuelto muy popular en los últimos años debido a sus propiedades y a sus beneficios para la salud. También ha cobrado popularidad debido a que muchos afirman que es más saludable que la leche entera. Ahora la pregunta es ¿cuánto cuesta consumirla si la haces en casa?

¿Cómo se hace?

1. La noche anterior o 4 horas antes de empezar a preparar la leche, remoja las almendras sin piel en agua, esto ayudará a que sea más fácil licuarlas.

2. Ya que pasó el tiempo y tus almendras están remojadas, es momento de empezar. Vierte las almendras en la licuadora sin el agua en la que las remojaste.

3. Agrega 3 tazas de agua y licúa por 2 o 3 minutos. Si es necesario, remueve de vez en cuando con una cuchara. Verás como se está formando la consistencia de puré.

4. Pasado este tiempo y con la consistencia de puré, agrega la miel, la vainilla, la sal y un poco de canela en polvo. Agrega también el agua restante y licúa por otros 2 o 3 minutos.

5. Prueba y rectifica de sabor si es necesario, con un poco más de miel, vainilla o canela.

6. Lo único que falta es colar la leche. Necesitarás una tela de malla.

—Sobre un tazón grande pon un colador, dobla la tela para que te quede más gruesa y colócola sobre el colador. Vierte la pasta de almendras sobre la tela.

—Cuando ya hayas terminado de servir toda la pasta, toma la tela, y enrolla la pasta de almendras para poder exprimir lo más posible el líquido.

—Aprovecha la pasta de almendras: seca la pasta, deshidratándola dentro del horno a baja temperatura y crea tu propia harina de almendras que podrás utilizar para repostería.

—Mete al refrigerador para que puedas servirla bien fría, acompaña muy bien con unas galletas o cereal.