Momentos

Una mujer debe decir no en ciertos momentos y situaciones de su vida, más allá de la incomodidad que le provoque. Generalmente, decir que no es mucho más difícil de lo que parece. Por lo menos, para algunas personas.

Una de las principales actividades para crecer emocionalmente y estar seguros, es aprender a decir que no. No importa si lo recibirán de la mejor manera, lo relevante es poder expresar los verdaderos deseos. Sin culpas, sin remordimientos ni vergüenza, una mujer debe decir “no“ y nadie debe criticarla por ello.

Por inocente que parezcan algunas situaciones, si la mujer no desea participar, le molesta o no le agrada, debe poder decir “no”. Es un buen momento para demostrar su autoestima y que valoren sus decisiones. Debes ser asertiva y concederte el valor que te mereces a ti misma.

1. Cucharita de buenas noches y buenos días:

Quizá, algunas veces es romántico y tierno irse a dormir haciendo la cucharita. Pero eso no significa que resulte cómodo estar toda la noche con su novio tomándola por detrás. A pesar del gran amor que se tienen, un poco de espacio hace al sueño más reparador.

2. Intimidad sin protección en la primera cita:

El hombre, que tanto le gusta, la invita por primera vez a una cita romántica: es lo que siempre soñó y está fascinada. Las cosas avanzan felizmente y deciden juntos ir a un lugar privado.

La ansiedad, el enamoramiento, la gran atracción sexual que les genera la situación, no deben nublar su razón. Si él no acepta tomar las precauciones durante el encuentro íntimo, la mujer debe decir no.

A pesar de todo, primero está el cuidado de sí mismas y luego el placer. Parece una decisión verdaderamente difícil, pero siempre es mejor prevenir que sorprenderse más adelante.

3. Una noche con sus amigos:

El hombre decide ir a cenar con su grupo de amigos y a medianoche llama para que su novia se una a la reunión. Pues, es un lindo gesto y demuestra que la recuerda todo el tiempo. Pero, no es motivo para que su novia salga corriendo a su encuentro.

Quizá ha hecho sus propios planes o está felizmente disfrutando la soledad del hogar, entonces la mujer debe decir no. Respetar sus propios deseos del momento y no ceder a los ajenos.

4. Prácticas sexuales que disgustan:

El respeto por los gustos de la pareja es lo que mantiene una relación saludable. En la búsqueda de nuevas alternativas, es probable que surjan todo tipo de ideas.

La mujer debe decir no, cuando alguna de estas prácticas sexuales la hace sentir mal como persona. Su negativa es tan valiosa como las fantasías de su novio.

5. Dejar sus proyectos personales:

Si la pareja, sutilmente, propone que abandone ese plan personal con que sueña hace años, la mujer debe decir “no”. Es una táctica indiscutible de manipulación, si cede quedará inmiscuida en una relación tóxica.

Abandonar estudios o proyectos para ocuparse del hogar mientra su esposo trabaja, no es recomendable. Por lo menos, no debe hacerse si no es por decisión propia y sin ser influenciadas.