Otras bebidas dañinas

Bebidas estimulantes:

El café, el té, o las bebidas a base de agua carbonatada o gaseosas deben ingerirse de forma moderada, ya que tienen efectos lesivos para el estómago. Entre las consecuencias de una ingesta continuada y en grandes dosis, está la distensión abdominal y daño a la mucosa gástrica. Por todo esto, si no se controla su ingesta podría producir úlceras gástricas, y vigilia.

Mezcla de bebidas energizantes con alcohol:

Esta mezcla entre bebidas energéticas y estimulantes es, especialmente, dañina para el organismo. Su ingesta trae consigo una serie de afecciones gástricas, metabólicas, alteración de patrones del sueño. También, pueden causar deshidratación por el elevado grado de etílico y calórico que contiene.

Entre otras consecuencias, se encuentran las intoxicaciones y pueden ocasionar, en casos extremos, coma etílico.

Estas mezclas entre alcohol y sustancias excitantes, a pesar de la practicidad de su preparación y su efecto estimulante, generan graves consecuencias.