Pesebre

El Belén representa el nacimiento de Jesús y esto da origen a las fiestas de Navidad. En la mayoría de los hogares, se decora toda la casa con adornos navideños y se monta el Pesebre, que se suele hacer a principios de Diciembre. La tradición dice que todos los miembros de la casa deben construir y aportar ideas para que pueda quedar un Belén espectacular, por lo tanto pasarás junto a tus seres queridos un rato muy divertido. A continuación encontrarás paso a paso cómo hacer el pesebre de Navidad.

Procedimiento:

1. Lo primero que hay que hacer para empezar a hacer el Pesebre, es encontrar el mejor sitio de tu casa. Puedes hacerlo encima de una mesa, en un lugar donde acostumbres a celebrar la Navidad. También puedes ubicarlo en la entrada de la casa.

2. Una vez hayas escogido el lugar idóneo para hacer el pesebre de Navidad tendrás que poner el musgo para simular un campo verde. Procura ser generoso con el musgo ya que no pueden haber espacios sin ser rellenados; de esta forma, conseguirás un efecto mucho más visual y realista.

También tienes que simular el río que lo podrás hacer con papel de plata, por ejemplo. Para fomentar su aspecto más verídico, puedes probar de colocar patos sobre el agua del río o, también, puedes probar hacer una cascada.

3. A continuación tendrás que comenzar a diseñar el paisaje que habrá en el fondo del Belén de Navidad; para ello se recomienda que utilices cajas de cartón o corcho especial para simular las montañas. Puedes hacer el portal de Belén de la manera que quieras, pero lo suficientemente grande para poder poner todas las figuritas necesarias. Con arena puedes simular caminos para que los Reyes Magos puedan llegar al portal de Belén.

4. A continuación tendrás que poner los edificios que creas que son necesarios. Lo que seguro que no puede faltar es el portal de Belén. Si lo prefieres, puedes comprar el portal en alguna tienda especializada.

Otros edificios pueden ser las casitas de las montañas, casas de los pastorcitos, murallas, pozos, etc. Pon lo que tu creas necesario y a ti te guste.

5. Ahora es el turno de poner todos los personajes del Belén. Da rienda suelta a tu imaginación y haz que el nacimiento cobre vida con todo tipo de personas y animales: pastorcitos, ovejitas, perros de pastores, caminantes, etc. Lo que sí que es imprescindible son los Reyes Magos con sus camellos, los pajes, el niño Jesús, la Virgen María, San José, el buey y la mula.

El niño Jesús es el centro de atención, irá colocado en el centro del portal acostado sobre un pesebre. A su izquierda la Virgen, con el buey detrás; y a la derecha San José, con la mula detrás. Otra figura que puedes poner es el ángel encima del portal de Belén, no es imprescindible pero si que te recomendamos que lo tengas.