¿Por qué

El acné es una enfermedad de la piel donde se presentan espinillas y puntos negros en partes específicas del cuerpo como cara, brazos, hombros, pecho y espalda. Esto genera enrojecimiento, inflamación o incluso cicatrices en la zona donde se presente.

Generalmente asociamos el acné en la etapa de la adolescencia, sin embargo, éste no es exclusivo de esa etapa, pues también puede presentarse cuando se es adulto.

Hoy te contamos cuáles son las razones más frecuentes por las que aparece en el momento en que menos lo esperabas.

Estrés

La constante carga laboral, algún suceso importante en la familia, o un cambio radical en tu forma de vida pueden provocar la aparición de acné, pero si logramos calmarnos e intentamos bajar la intensidad de estrés, las espinillas desaparecerán nuevamente.

Cambios hormonales

Los cambios hormonales en nuestro cuerpo tales como la menstruación, el consumo de anticonceptivos orales, o incluso el embarazo, provoca un aumento de grasa y con ello la aparición de acné.

Para remediar el acné en estas situaciones lo más recomendable es tener paciencia, ya que muchas veces éste es como un efecto secundario, que pronto desaparecerá.

Mala alimentación

La alimentación repercute en todo el cuerpo, por lo que el consumo de ciertos alimentos con altos contenidos de carbohidratos, como azúcares, carnes rojas, café, té, lácteos, alimentos fritos, generan exceso de grasa en la piel, con esto no significa que no debas consumirlos, pero sí debes medir las cantidades.

Recuerda que una alimentación balanceada le dará muchos más beneficios a tu cuerpo y por supuesto también a tu piel.

Cambio constantes de productos faciales

Existen infinidad de productos cosméticos en el mercado desde cremas, mascarillas, tratamientos e incluso maquillaje, y por tal razón en algún momento queremos probar todos para ver cuál es el más eficaz y determinarlo como nuestro favorito.

Sin embargo, si cambias constantemente de producto esto más que beneficiar, puede perjudicar tu piel y la aparición de acné es una muestra de ello.

Debes saber que los productos faciales tardan en hacer efecto aproximadamente de cuatro a seis semanas, por lo que si los cambias con regularidad y antes del tiempo, no podrás notar los verdaderos resultados.

Si deseas probar varios producto hazlo, pero lo mejor será que no los cambies en periodos tan cortos, tómate tu tiempo para probarlos. Así sabrás que tan eficaces son y no afectarás la piel de tu rostro.

Maquillaje excesivo

El trabajo, las fiestas, o una simple salida, siempre queremos vernos bien, por lo que solemos estar maquilladas todo el día y en algunas ocasiones usamos cantidades excesivas de algún producto con la idea de una mayor duración.

Lo único que logras con el exceso de maquillaje es una apariencia desagradable; además con ello estás obstruyendo la respiración de tus poros que como consecuencia puede generarse la aparición de acné.

Si deseas evitar problemas de acné, manchas en la ropa o una apariencia desagradable no uses demasiado maquillaje, sobre todo si el clima es muy caluroso. En su lugar elige productos de larga duración y con una buena pigmentación, así el retoque será mínimo.

No olvides desmaquillarte todas las noches para que tu piel respire libremente, descanse y pueda regenerarse.

Estas son solo algunas de las razones por las que puede presentarse el acné en la etapa adulta, sin embargo, para prevenir o evitar su aparición es importante pongas atención a los alimentos que consumes, tu rutina diaria y los productos cosméticos que adquieres.

De igual modo observa a detalle que estás haciendo mal para identificar cuál es la causa raíz que te está provocando el acné.

Pero si el problema persiste y empeora, debes acudir con un dermatólogo que pueda recetarte algún medicamento o brindarte una solución para la eliminación definitiva del acné.