Prevén

Los soplos cardíacos se originan por vibraciones causadas por turbulencias en el flujo sanguíneo al pasar por el corazón y los grandes vasos. En otras palabras, son sonidos que aparecen durante el ciclo de latidos del corazón que produce el flujo de sangre turbulento en el corazón o cerca del mismo.

Esos sonidos de los soplos cardíacos se pueden escuchar con un estetoscopio. Además, esta alteración puede darse en el nacimiento o a lo largo de la vida.

En el caso en el que se desarrollen en el nacimiento, se denominan soplos cardíacos congénitos. Hay que tener claro que los soplos no son ninguna enfermedad, pero hay que controlarlos porque pueden favorecer la aparición de un problema cardíaco no diagnosticado.

Las características de los soplos se deben precisar teniendo en cuenta su intensidad, frecuencia sonora, área de localización en el tórax y localización en el ciclo cardíaco, es decir, si se producen durante la sístole o la diástole.

Además, el grado de intensidad del soplo está determinado por el volumen de sangre responsable de la turbulencia en el flujo sanguíneo o del gradiente tensional que causa dicha turbulencia. Es importante saber que el grado del soplo no se relaciona necesariamente con la gravedad de la lesión cardíaca.