Privacidad

Tener una buena relación con los compañeros del trabajo es primordial para que los días laborales sean más amenos y el tiempo que pasamos ahí no sea tan pesado. Aunque también el trato con el jefe, debe ser igual de bueno y estar entre nuestras prioridades.

Pero ¡ojo! debemos tener en cuenta que una relación con el jefe debe de basarse en el respeto, la cordialidad y los límites.

Muchas veces, sin darnos cuenta, cruzamos esa delgada línea y creemos que en él, podríamos tener un nuevo mejor amigo, pero ese es un pensamiento incorrecto y que debemos evitar.

Tener una buena relación con el jefe es muy válido, pero de ahí a que lo quieras ver como tu mejor amigo, hay una gran diferencia.

Sin importar lo bien que te lleves con él -o ella-, hay cosas que no debería saber de tu vida privada y aquí te damos cuatro ejemplos.

Qué haces en tu tiempo libre

Es común que el jefe pregunte: ¿Qué tal tu fin de semana? Sin embargo, debes de entender que no es una pregunta literal, así que si te fuiste de fiesta y terminas muy mal, si te peleaste con tu pareja, si se te rompió el tacón o si se te llegó tu periodo, no es algo que él deba saber.

Tu vida privada es eso, pri-va-da, por lo que solo la gente involucrada en ella debe saber los detalles y de preferencia, que esos sean ajenos al trabajo.

Lo inconforme que estas con tu sueldo

Sabemos que esto puede parecer imposible de callar, pero quejarte con tu jefe no es la solución, ya que podría prescindir de tu trabajo, en lugar de entenderte.

Si consideras que tu sueldo es injusto, mejor busca la manera de hablar con él de forma calmada y exponiendo las razones por las cuales crees merecer un aumento.

Y no olvides que muchas veces tu trabajo hablará por ti, es decir, si tu desempeño es bueno, posiblemente no tengas la necesidad de pedir un aumento, ya que gracias a tu trabajo llegará solo.

Que estás buscando otro trabajo

Si el trabajo en el que estás ya no te motiva y no estas cómoda con el lugar y las personas que trabajan contigo, quizás sea momento para decir adiós. Aunque, decirle a tu jefe que te vas sin tener una oferta en puerta, es una mala idea.

Si has decidido cambiar de trabajo, lo correcto es que mantengas tu búsqueda en la máxima discreción, para evitar que tu jefe piense que es momento de buscar un reemplazo o que estás siendo ineficiente por dedicarle tiempo a otras cosas.

Lo que compartes en tus redes sociales

Por la convivencia diaria, amistad o cuestiones de trabajo, tener a los compañeros como contactos en tus redes sociales es algo común y hasta cierto punto lógico.

Pero si tienes a tu jefe como contacto, será mejor que tengas cuidado con lo que publicas, y también, como manejas tu relación con él en redes.

Evita descargar tu enojo de un mal día en tus redes sociales, no publiques cosas que puedan prestarse a malos entendidos y tampoco etiquetes a tu jefe en publicaciones inadecuadas.

Quizás no esté pendiente día y noche de lo que compartes, pero no te expongas a que un mal día pueda generar una confusión o la pérdida de tu trabajo.

Si quieres ver más artículos como este visita la página www.cmujer.com.mx