Síntomas y tratamiento

Síntomas comunes:

—La ecesidad por tocar, rascar o pellizcar alguna parte de cuerpo (generalmente el rostro, cuello, espalda, cuero cabelludo y brazos).

—El área donde el paciente suele tener mayor fijación es en esas zonas donde hay algún tipo de imperfección, como granitos, costras de heridas, descamaciones.

—Cabe decir que este tipo de trastorno tiene diferentes grados. Hay quien lo hace cuando está en reposo y casi inconsciente y hay quien no puede evitar el llevarlo a cabo de manera casi constante.

Es importante señalar que la dermatilomanía puede ser grave en algunos casos.

Las infecciones pueden ser severas, aún más, hay pacientes que no pueden controlar esa necesidad por rascarse hasta el punto de ocasionarse heridas profundas que requieren de operaciones estéticas.

Tratamiento

No hay un solo tratamiento para la dermatilomanía, en realidad, hay varios, diferentes tipos de enfoques y estrategias.

Lo más importante en estos casos es que el paciente reciba asistencia para tratar y curar las lesiones cutáneas.

También es esencial que se reciba un buen diagnóstico. No será lo mismo tratar a una persona con depresión, que a alguien con un pasado traumático, a alguien que sufre ansiedad o a un adolescente que sufre bullying y que lleva a cabo estas conductas para encontrar alivio.