Sondaje

El sondaje nasogástrico es una técnica invasiva que consiste en la introducción de una sonda desde los orificios nasales o la boca hasta el estómago.

En qué consiste

La técnica médico-quirúrgica del sondaje nasogástrico consiste en la introducción por vía nasal u oral de un tubo de plástico flexible (sonda) que llegue hasta la cavidad gástrica. La sonda es en realidad un tubo hueco que permite o bien la introducción de ciertas sustancias o bien la extracción de otras.

Existen varios tipos de sondas, en función del material del que estén hechas, la forma y los orificios de los que dispongan y el calibre que tengan. Dicho calibre hace referencia al diámetro de su orificio interno, que será variable en función del objetivo de la sonda.

Hay protocolos normalizados para la introducción correcta de la sonda, que dependen, entre otros factores, de si el paciente se encuentra consciente o inconsciente.

¿Cuándo usarlo?

Diagnóstico. El sondaje nasogástrico puede ser requerido como una prueba de diagnóstico auxiliar que permite conocer el estado del estómago o intestino, por ejemplo, en los casos de hemorragia intestinal, debidos a alguna lesión o traumatismo.