Complicado

Diego Boneta, protagonista de “Luis Miguel, la serie”, reconoce que le está costando trabajo desprenderse de su personaje, tras calificarlo como el papel más importante de su carrera.

“Prepararme me llevó un año, en el que vi vídeos, programas; leí libros, entrevistas. Fue un trabajo titánico que espero les guste”, declara en entrevista.

Cuenta que después de terminar de grabar los 13 episodios de una hora cada uno se vio en el espejo y “me pasó algo muy curioso porque ya no sabía a quién estaba viendo al espejo”.

“Le compartí a Óscar Jaenada (quien interpreta a Luis Rey) que me sentía muy extraño porque uno como actor dice que se convierte en personaje, pero en mi caso había ido más allá”.

“Cuando terminé el último capítulo, el pelo y las horas y horas de bronceados, cuando me vi al espejo juro que no sabía a quién estaba viendo. Óscar me comentó que no solo él sino toda la producción se dieron cuenta que eso me pasaría por haberme metido tanto en el personaje, así que me recomendó corte de cabello, viajar y salir con amigos”.

Sobre la posibilidad de que se extiendan los capítulos, Diego señala que eso dependerá del público.

“Por supuesto que hay muchas cosas más que contar de uno de los mejores cantantes de Latinoamérica. Hay muchísima información, así que habrá que ver cómo reacciona el público y no se descarta que pudiera ampliarse, pero no es decisión de nosotros”.