En “shok”

En shock. Así se siente Claudia de Icaza cuando en la serie de Luis Miguel vio pasajes que ella escribió en la biografía no autorizada del artista, quien la demandó por difamación y daño moral. La periodista, con más de 30 años de experiencia, fue autora de “El gran solitario”, confeccionado con entrevistas al intérprete a fines de los 80.

El juicio duró tres años y medio, el cual finalmente ganó Claudia de Icaza a mediados de los 90, sin tener que pagar peso alguno de los siete millones de dólares que le pedían.

En la producción de Netflix autorizada por el intérprete y que anteayer estrenó el cuarto episodio, se maneja, entre otras cosas, que Luis Rey, padre del “Sol”, lo explotaba. “Lo más crítico aquí para mí es que me demandó por algo que él está hablando ahora”, señala.

Recuerda que el libro le daba importancia a la fotógrafa Mariana Yazbek como una mujer trascendente en la vida del cantante, algo que en su momento la prensa no retomó.

La serie protagonizada por Diego Boneta, sí lo hace, dándole el papel a la actriz colombiana Paulina Dávila (“Que viva la música”).

“(La serie) Pone al papá (de Luis Miguel) como un explotador al grado máximo y que puso a su mamá con el ‘Negro Durazo’ (jefe policiaco de Ciudad de México) como yo lo describo en el libro”, refiere.

“Obviamente falta que Luis Miguel se abra y diga que además de explotador el papá era un cab… que llevaba a sus amantes a su casa disfrazadas de maestras para poder hacer lo que quisiera el señor”.

“Estoy esperando a que Luis Miguel salga ya un poco mayor (en personaje), cuando es llevado de la mano, forzado, obligado, a descubrir su sexualidad con una prostituta”, comentó.