Es declarada inocente

Autoridades del Condado de Bexar, en San Antonio, Texas, desestimaron un cargo por robo menor que había sido presentado en septiembre pasado en contra de la actriz Daniela Castro, al apuntar que no existió una causa probable para su arresto. Los procuradores del Condado de Bexar interpusieron la semana pasada una petición para desestimar el caso ante la 14 Corte del Condado, dos semanas antes de la fecha en que debería comparecer ante la Corte, el próximo 14 de diciembre, informó este martes el periódico The San Antonio Express News.

El procurador del condado de Bexar, Nico LaHood, dijo al periódico que quería dejar en claro que a la actriz no se le dio ningún tratamiento preferencial, y agregó que el no tenía idea de quién era ella.

LaHood explicó que el desistimiento del cargo se basó en una revisión exhaustiva del caso, y su oficina determinó evidencia insuficiente y falta de intención.

“Lo miramos todo“, dijo LaHood al San Antonio Express News.

“Tenemos pruebas de que ella gasta una buena cantidad de dinero en esta tienda. Ella estuvo en la caja registradora unos 10 minutos, pagando. No parece que ella tuviera ninguna intención de robar estas cosas .”

Lo que ocurrió, según Gross, fue que Castro regresó a la tienda con bolsas de ropa o accesorios que planeaba devolver o intercambiar y, al entrar en la tienda, cubrió la ropa que planeaba comprar sobre una de las bolsas. Luego se dirigió a una caja registradora.

Un video muestra que Castro pasó 10 minutos en caja registradora mientras dos empleados procesaban las devoluciones o intercambios y aumentaban el resto de sus compras.

“Ella estaba gastando miles de dólares“, dijo Gross.

“Después de 10 minutos, ahora tiene tres bolsas y la alarma nunca se activa cuando sale de la tienda”. Afuera, un guardia a cargo de prevenir pérdidas le dijo que nunca pagó (algunos) de los artículos por lo que fue arrestada.

La actriz, de 52 años, fue arrestada el pasado 28 de septiembre luego de que un guardia de seguridad de la tienda Saks OFF 5th en el Centro Comercial Rim de San Antonio la acusó de llevarse ropa por un valor de hasta 700 dólares sin pagar por las prendas.