LAIC300016151

Hace mucho tiempo no creía para nada en los fantasmas, de hecho, no creía en nada, sólo vivía mi vida y si me pasaba algo me daba igual.

Todo cambió hace un par de meses, como todas las noches veía mis redes sociales, esa noche hacía frío y en serio tenía algo de miedo.

Yo, por hacerme el valiente, no creía en nada y me hacía la idea de que mi mente jugaba conmigo y me hacía ver cosas que no existían, pero vi en el Facebook una imagen que decía que si tienes pesadillas, es porque algo está sobre ti en ese momento y por eso no puedes despertar hasta terminar la pesadilla.

Esto fue lo que sucedió: eran 2 de la mañana y tenía frío me recosté en mi cama a escuchar metal gótico. Me quedé dormido escuchando esas melodías, comencé a soñar que estaba en un lugar lúgubre muy oscuro, se podían ver algunas cosas, pero otras no algo un poco inquietante me daba miedo de sólo mirar.

De repente veo como si algo se moviera hacia mí lentamente y escuchaba su voz jadeante, era algo no se no lo pude ver bien, estaba oscuro, pero lo sentía cada vez más.

Al verlo mucho más cerca de mí, sin pensarlo le grité: ¡Aléjate de mí!

Él no hizo caso y se acercaba más rápido, lo veía por la poca luz. No era humano, pero tampoco algo de este mundo; era como un monstruo que me quería despertar, pero no podía de ninguna manera y eso me desesperaba mucho.

Al abrir mis ojos, vi la ventana y había una sombra algo mirándome y comprendí que lo que dicen es cierto. Cuando tengas una pesadilla ten en cuenta que algo te está mirando y se alimenta de ese miedo. ¿Qué era lo que me acechaba? Hasta hoy no lo sé, pero temo a que se repita…

Texto: Internet

Foto: Internet

www.laisureste.com