Orden de suspención

Al efectuarse la audiencia incidental del 9 de octubre y después de una inspección judicial efectuada por funcionarios del Juzgado Cuarto de Distrito a la megagranja porcícola asentada en Homún, la juez titular, Miriam Cámara Patrón, estableció que tanto el gobernador del Estado como la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente debían ordenar la inmediata paralización de la granja porcícola, propiedad de la empresa “Producción Alimentaria Porcícola”.

La juez basó su resolución en tres puntos:

1. Que se cumplían los elementos de procedencia, puesto que la suspensión no afecta el interés público, por el contrario, es una medida tendiente a garantizar el interés de la sociedad porque se conserve el medio ambiente sano.

2. Que aunque existía una presunción de que la granja operaba con los permisos necesarios, resultaba prioritario hacer efectivo el principio de prevención y precaución que establece que cuando en la implementación de una tecnología o proyecto haya un peligro de daño grave o irreversible para el medio ambiente o la salud, es necesario adoptar medidas eficaces para evitar ese daño.

3. Que resulta evidente que en ninguno de los permisos y autorizaciones otorgados a la granja porcícola se respetó el derecho que obliga a realizar consultas de buena fe con las comunidades indígenas con el fin de llegar a acuerdos u obtener el consentimiento sobre determinaciones que les afectan.

Menores

La juez también destacó que en el presente caso los quejosos eran menores de edad, razón por la cual también tenía que considerarse el interés superior de la infancia como un elemento indispensable para decretar la suspensión definitiva.

Vigilarán el caso

La Comisión especial para el caso de Homún sesionará el próximo martes para continuar con los trabajos, aunque ya un juez federal ordenó la suspensión de la granja, dijo ayer su presidenta Silvia López Escoffié, diputada del partido Movimiento Ciudadano.

La diputada manifestó que le daba mucho gusto ver que autoridades como esta juez se involucran y atienden casos como éste relacionado con la ecología, pero es muy probable que este conflicto no concluya con esto.

La presidenta de la Comisión señaló que los empresarios dueños de la granja pueden apelar esta resolución de la juez y continuar su lucha legal.

Sentencia definitiva

El secretario de la asociación civil Ka’anan Dzonot de Homún, José Clemente May Echeverría, tuvo oportunidad de entrar a la megagranja porcícola como parte del grupo de inspección del Juzgado Cuarto de Distrito, diligencia que sirvió para resolver el amparo que solicitaron niños y niñas de esa población, y vio que los 18 gigantescos corrales están repletos de cerditos.

May Echeverría calcula que en estos momentos hay alrededor de 18,000 cerditos de destete para su engorda en esa granja y una docena de trabajadores que lavan los corrales, pero los sistemas de tratamiento de aguas residuales, los biodigestores y sistemas de riego no funcionan porque están incompletos.

May Echeverría dice que de acuerdo con la resolución, la megagranja tiene que dejar de operar hasta que haya una sentencia definitiva y la última audiencia esta programada para el mes de noviembre.