Ataques

Al menos nueve personas murieron y 39 resultaron heridas por un ataque armado contra la oficina del departamento de finanzas aduaneras de la oriental ciudad afgana de Jalalabad, perpetrado por presuntos militantes del Talibán.

Un grupo de hombres fuertemente armados irrumpió ayer por la mañana en la sede del Departamento de Rentas Aduaneras de Jalalabad, capital de la provincia de Nangarhar, disparando contra trabajadores y guardias de seguridad.

Attahullah Khogyani, vocero de gobierno de Nangarhar, dijo que un coche bomba estalló afuera del edificio perteneciente a la Dirección provincial de Finanzas, poco antes de que los agresores ingresaran en el edificio.

En declaraciones a la agencia Pajhwok Afghan News (PAN), el portavoz dijo que las fuerzas de seguridad llegaron de inmediato al sitio para repeler a los presuntos insurgentes del remanente Movimiento Talibán.

“Nueve personas han muerto hasta el momento y otras 39 resultaron heridas”, indicó Khogyani, tras afirmar que los enfrentamientos armados seguían en curso hasta la tarde de ayer.

El portavoz del gobierno provincial precisó que cuatro atacantes, cinco civiles y tres empleados del Departamento de Finanzas murieron por este hecho.

El vocero del Departamento de Salud Pública de Nangarhar, Inamullah Miakhel, confirmó que seis cadáveres y 36 heridos habían sido desalojados.