Celebran

Solo dos días después de que el jefe del Gobierno de Cataluña, Carles Puigdemont, dejara en suspenso la independencia de la región tras una intervención parlamentaria que tuvo a toda España en vilo, el país conmemoró ayer su Fiesta Nacional con una asistencia masiva a los actos que tuvieron lugar en Madrid.

Los reyes Felipe VI y Letizia presidieron junto con sus hijas el desfile militar que cada 12 de octubre se organiza en el centro de la capital española. La celebración quedó ensombrecida por el accidente de uno de los aviones del Ejército que participó en el acto, que se estrelló cuando regresaba a su base causando la muerte del piloto.

En medio de la tensión por el desafío secesionista catalán, la aparición pública del monarca fue la primera tras el mensaje que mandó a los españoles por televisión el 3 de octubre para condenar la “deslealtad inadmisible” de las autoridades catalanas y pedir a los poderes del Estado que aseguren el orden constitucional.

También tuvo relevancia la presencia del jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, quien el miércoles dio un ultimátum a Puigdemont para que aclare si declaró o no la independencia antes de tomar medidas drásticas contra Cataluña, cuya autonomía podría quedar suspendida.

En Barcelona, capital catalana, miles de personas salieron a la calle para celebrar la Fiesta Nacional y reivindicar la unidad de España bajo el lema “Cataluña sí, España también”. Según la Guardia Urbana de Barcelona, hubo 65,000 manifestantes.