Consulta

Miles de opositores votaron el ayer en una consulta simbólica que convocó la alianza opositora para retar al gobierno y boicotear el plan del presidente Nicolás Maduro de reescribir la Constitución a dos semanas para la elección de los miembros de la Asamblea Constituyente.

En coincidencia con la consulta opositora, el Consejo Nacional Electoral _que controla el oficialismo_ y el gobierno convocaron un simulacro de votación de los miembros de la Asamblea Constituyente.

Al grito “viva Venezuela”, muchas de miles de personas — algunas portando banderas venezolanas y gorras tricolores— se aglomeraron al amanecer en iglesias, centros deportivos, plazas y calles de la capital, que fueron habilitados como centros electorales para participar en la votación que comenzó a las 7 de la mañana y que se extendió durante al menos ocho horas.

Para la consulta, la coalición opositora habilitó en la capital y los restantes 23 estados unos 2,000 centros de votación, denominados “puntos soberanos”.

“Yo firmé por la falta de medicamentos, la falta de comida, seguridad”, afirmó Isabel Santander, una auditora retirada de 67 años, a la salida de un centro de votación en la barriada capitalina de El Valle, antiguo bastión del oficialismo donde en los últimos meses se han multiplicado las protestas antigubernamentales.

“Este mes se decide el futuro del país y de alguna manera hay que demostrarle el descontento al gobierno y decirle que no queremos la constituyente”, aseguró.