Desalojo

El gobernador de Carolina del Sur, Henry McMaster, ordenó ayer el desalojo obligatoria de cerca de un millón de personas por la inminente llegada el jueves del huracán “Florence” a la costa este estadounidense.

“Estoy ordenando el desalojo obligatori, no voluntario, obligatorio”, dijo McMaster en conferencia de prensa poco después de que “Florence” se fortaleciera a huracán de categoría 4 —de un máximo de 5 con vientos de 195 kilómetros por hora.

“Cerca de un millón de personas estarán abandonando la costa”, añadió, al detallar los planes de revertir la dirección del tráfico en algunas autopistas para facilitar el éxodo tierra adentro.

“Esto es un huracán de verdad”, dijo el gobernador. “Los desalojos son inconvenientes, pero no queremos arriesgar una sola vida”.

“Florence” puede ser el primer huracán de categoría 4 que llega a Carolina del Sur desde “Hugo” en 1989.

“Florence”, cuyo ojo actualmente se centra entre las islas de Bermuda y Bahamas, tocará tierra entre el jueves y el viernes en la frontera de Carolina del Norte y Carolina del Sur, si bien la trayectoria aún es incierta.

Hacia mediodía de ayer el huracán soplaba a unos 1.985 kilómetros al sureste de Carolina del Norte, según un boletín del Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés).