Estragos

Los graves incendios que están afectando a California dejaron ya 21 muertos y 3,500 edificios destruidos, según informaron las autoridades del estado norteamericano.

Entre los muertos se cuenta una pareja en el condado de Napa que había celebrado el año pasado su 75 aniversario de boda. Él tenía 100 años y ella 98. Las otras víctimas murieron en los condados de Sonoma y Mendocino.

El fuego dejó también más de 100 heridos y 20,000 desalojados. Según el “Washington Post” hay 180 desaparecidos, por lo que el número de muertos podría aumentar.

Los bomberos están combatiendo 22 incendios en todo el estado y ya se han quemado unas 69,000 hectáreas. Los fuertes vientos han avivado las llamas durante días y se cree que podrían aumentar de velocidad en las próximas horas.

El gobernador de California, Jerry Brown, declaró la emergencia para varios condados del estado vinícola, entre ellos Napa y Sonoma.

El presidente Donald Trump aseguró que el Gobierno federal está junto a los californianos. “Están pasando por mucho”, señaló en la Casa Blanca el martes.

Octubre suele ser el mes con los peores incendios en California. Según el jefe del Departamento Forestal y de Protección de Incendios de California, Ken Pimlott, el 95 por ciento de los incendios del estado los provocan los seres humanos, ya sea de forma intencionada o accidental.