Festejos

Cada 17 de marzo se celebra el Día de San Patricio o Saint Patrick’s Day, una fiesta nacional irlandesa donde la gente usa atuendos de color verde, bebe cerveza y participa en desfiles.

En Dublín, la capital de Irlanda, el festival dura cuatro días y fue ahí donde esta fiesta comenzó como un evento religioso y con el paso del tiempo cobró relevancia internacional hasta que en 1996 se hizo el primer gran desfile en el país europeo.

Desde ese momento el gobierno irlandés comenzó a promover esta celebración cultural como identidad de la nación.

El nombre de este santo era Maewyn Succat, hijo de un diácono cristiano y decurión romano, nació el pequeño pueblo escocés de Bannavern Taberniae a finales del siglo IV. A los 16 años fue secuestrado por piratas irlandeses que lo llevaron a Irlanda y lo hicieron esclavo durante seis años, hasta que logró escapar a Francia, donde se hizo sacerdote y cambió su nombre a Patricius.

Con 46 años volvió a Irlanda y ser misionero para predicar el evangelio. Se le conoce como el “Apóstol de Irlanda”, lugar en el que murió el 17 de marzo del año 461.

Ayer, personas de todo el mundo alzaron una cerveza para celebrar el Día de San Patricio. Por eso, el trébol y los leprechauns —pequeños hombres que, se cree, pueden revelar la ubicación de un tesoro— dominan la escena, que se tiñe de verde a un punto tal que algunos ríos se pintan y monumentos alrededor del mundo se iluminan de este color para sumarse a esta fiesta.