Incendio

Al menos 61 personas murieron en incendios forestales en el centro de Portugal, muchas de ellas atrapadas en sus autos cuando las llamas alcanzaron una carretera, en lo que el primer ministro, Antonio Costa, describió como “la mayor tragedia en vidas humanas que hemos tenido”. El gobierno decretó ayer tres días de luto nacional en memoria de las víctimas.

Las autoridades informaron primero que había 62 personas fallecidas, pero más tarde el primer ministro Antonio Costa redujo la cifra a 61 y explicó que una víctima fue contabilizada dos veces.

Unas 54 personas resultaron heridas, incluidos cuatro bomberos y un menor herido de gravedad, según la televisora pública RTP, que citó al funcionario del Ministerio del Interior, Jorge Gomes.

Se cree que un rayo causó el fuego en la zona de Pedrogao Grande, ya que los investigadores hallaron un árbol que recibió un impacto durante una “tormenta eléctrica seca”, según indicó el responsable de la policía nacional judicial a los medios portugueses.

“Esta es una región que ha tenido incendios por sus bosques, pero no podemos recordar una tragedia de estas proporciones”, dijo Valdemar Alves, alcalde de Pedrogao Grande. “Estoy totalmente conmocionado por el número de muertos”.

Las autoridades señalaron antes que las temperaturas de hasta 40 grados centígrados registrada en el país en los últimos días podrían haber jugado un papel.