Inicia

Tras casi dos años de haber sido extraditado a EE.UU, Guzmán Loera, líder del cartel de Sinaloa, principal exportador de drogas a este país, afronta desde la mañana de ayer, un juicio que no prevé tratar el fondo del asunto hasta el próximo 13 de noviembre, tras la selección del jurado.

Debido a la extrema seguridad impuesta por las autoridades desde que el presunto capo llegó a Nueva York, el jurado está siendo seleccionado fuera del ojo público y ante solo cinco periodistas que deberán informar a su vez al numeroso grupo de medios que cubre este histórico y mediático juicio.

Selección del jurado

Inicialmente la cifra de posibles miembros del jurado ascendía a más de mil personas, luego se redujo a poco más de un centenar y finalmente se desconoce por el momento exactamente cuántos serán entrevistados.

Deberán ser elegidos doce jurados y seis suplentes y sus nombres, dónde viven y trabajan, no serán conocidos. Los miembros del juicio irán a la corte y regresarán a sus hogares custodiados por marshalls ya que se teme que aliados de Guzmán Loera puedan atentar contra su vida.

El cartel de Sinaloa

El cartel de Sinaloa es el de mayor presencia internacional, de acuerdo con la DEA, la agencia antidrogas de EE.UU.

Las reglas impuestas por el juez del caso, Brian Cogan, incluyen a los abogados y la fiscalía, ya que solo pueden tener a dos representantes cada uno durante el interrogatorio.

De acuerdo con el juez Cogan, este proceso debe asegurar los derechos del jurado a su seguridad, el de la prensa a informar y el debido proceso de ley al acusado.

Los nombres de testigos, antiguos colaboradores, subordinados permanece aún en secreto.