Interviene en escándalo

El Vaticano se hizo cargo ayer de un controvertido movimiento católico con sede en Perú, cuyo fundador fue acusado de cometer abusos psicológicos y sexuales. En una declaración, el Vaticano precisó que la congregación para las órdenes religiosas emitió un decreto en el que designó un comisionado para hacerse cargo del Sodalitium Christianae Vitae.