Investido

El político conservador y empresario Sebastián Piñera fue investido ayer por segunda vez presidente de Chile, en una ceremonia en el Congreso, en el puerto de Valparaíso, ante cerca de 1,400 asistentes.

“Sí, juro”, sostuvo Piñera, quien ya había gobernado Chile entre 2010 y 2014, cuando el titular del Senado, el socialista Carlos Montes, le preguntó: “¿Juráis o prometéis desempeñar fielmente el cargo de presidente de la República, mantener la libertad de la nación, resguardar la Constitución y las Leyes?”.

En la ceremonia, la mandataria saliente, la socialista Michelle Bachelet, entregó la banda presidencial para que le fuera colocada a Piñera, sobre la cual le fue impuesta la piocha del padre de la patria, Bernardo O’Higgins, una estrella de cinco puntas considerada símbolo de poder del país.

Tras el himno nacional, la ahora expresidenta, sus ministros y colaboradores abandonaron la sala y se procedió a la toma de juramento del nuevo gabinete, encabezado por Andrés Chadwick en la cartera de Interior y Seguridad Pública, cargo que ya había ejercido en el anterior Gobierno de Piñera.

Tras el juramento, varios de los ministros dijeron que trabajarán por el crecimiento económico del país y los derechos sociales, aunque aclararon que definirán sus prioridades la próxima semana. “La meta es recuperar el crecimiento”, afirmó el ministro de Hacienda, Felipe Larraín.