Marchas

Miles de personas se manifestaron ayer en Londres por la mejora salarial y los derechos laborales y por la protección de los servicios públicos, debilitados tras una década de recortes y medidas de austeridad en el Reino Unido.

Con coloridas pancartas y entonando eslóganes y cánticos, la multitud formada por familias y trabajadores de diversos sectores, como maestros, enfermeras, carteros o limpiadores, marcharon por el centro de la capital británica, desde Victoria Embankment, en la orilla del Támesis, hasta Hyde Park.

En el céntrico parque habrá discursos de líderes sindicales y políticos, entre ellos el dirigente del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, quien defenderá los derechos de los trabajadores ante los ataques de los conservadores, según ha adelantado su formación.

La manifestación ha sido convocada por la confederación sindical TUC, que pide “Un Nuevo Pacto” para los empleados, con un incremento del salario mínimo, la prohibición de los contratos de cero horas —que no ofrecen garantías ni derechos— y mayor inversión para la educación y la sanidad.

“Hay un nuevo ambiente en el país. La gente ha sido muy paciente, pero ahora piden un nuevo pacto”, declaró al comenzar la marcha la secretaria general de TUC, Frances O’Grady.

El líder del sindicato de Comunicaciones, Dave Ward, afirmó que “el mundo laboral se ha convertido en un entorno de mucha presión”.